Ir Arriba

domingo, 5 de julio de 2009

Peligro: niños sueltos


Hace 7 eternos días que llueve a cántaros (Londres es un poroto al lado de esta ciudad). Como se nos quemaron los papeles y se nos agotó el circuito turístico para enseñarles a nuestros huéspedes (mis padres) optamos por una idea genial: ir al museo. Brillante idea si las hay! Al parecer media ciudad decidió lo mismo el mismo día y el susodicho se vio abarrotado de infantes frenéticos, acompañados de sus padres que, dicho sea de paso, brillaban por su ausencia.

Yo entiendo que son niños y como tales, inquietos, curiosos, que se cansan rápido y comprendo perfectamente el hecho que les cueste soportar todo un día dentro de un museo. Por eso, mi queja va dirigida hacia los padres complacientes que rozan lo desubicado al dejar que su querubín se instale media hora de reloj jugando con la pantallita explicativa de la exposición, privando a todo espectador de saber que “carancho” es lo que está mirando. Ni hablar de la mamá que cae con el cochecito en un una sala de dos por dos, llena de recovecos y que termina dejando el “aparatejo” (por el coche, digo) en el medio del paso o pisándole los callos a casi todo el museo. Y qué decirles de los padres que pueden escuchar llorar a su hijo hasta que el pobre llega a un estado de cuasi deshidratación sin que se les mueva un pelo.

Pregunto, es necesario llevar a un museo dónde la mayoría de las exposiciones son para leer, a un niño que ni siquiera conoce las letras o a uno que recién balbucea? Es verdad que estamos de vacaciones, que la lluvia no ayuda, que algo tienen que hacer con sus gurrumines, pero a quién se le ocurrió que llevarlos de tour al museo durante horas era una buena idea?!

Será que los padres crean anticuerpos a los llantos, berrinches y manifestaciones caprichosas de sus hijos? O será que el no tener hijos está afectando mi capacidad de tolerancia?

15 comentarios:

  1. Buenisimos el comentario, soy mamá, tengo en claro que semejantes visitas debemos hacerlas con ellos días de semana o temprano en la mañana y por un rato los fines de semana.

    Para que vayan todos en grupo, es mejor que vayan a cargo de sus educadoras y programando la visita con el museo, así ellos también se preparan.

    Con respecto al llanto desconsolador del crio y que los padres se hagan los locos, es parte del aprendizaje de ser padres, creo que me pasó una sola vez, pero mi enojo posterior a la situacion de hacerme la loca, le dejó en claro que no debía volver hacerlo.

    Me extraña que no menciones la falta de tino de otros padres que además de todo lo descrito, llevan a sus crios con mocos y cuanto bicho exista tosiendole en la cara a la gente y sin importarles un misero rabano..... eso si que me hace enojar de tal forma que agarro a mi crio, al crio más grande (esposo) y me echo a volar pues no tengo ningún interés de enfermarme por culpa de padres irresponsables y con falta de sentido común.

    ResponderEliminar
  2. Querida Flor, en mi caso la intolerancia hacia los felices infantes se instaló en mí hace poco tiempo, este año.
    Siempre me encantaron los pequeños, pero a partir de este año me empezó a pasar algo extraño y es que no tolero hijos ajenos.
    A partir de ahora me pregunto: será la edad? toleraré a mis propios hijos? me ocurre por la imposibilidad de ser madre?
    Pero lo que está claro es que un museo, de este tipo, no es para chicos. Y estoy convecida que hay conversaciones para chicos, lugares para chicos, cosas para chicos y conversaciones, lugares y cosas para adultos. Y por suerte cada uno tiene su mundo.
    Seguramente esos padres se olvidaron de lo que a uno le gustaba cuando era niño.

    ResponderEliminar
  3. aaa mira un poco y un poco tampoco nos vamos a cargar encima el 100% de la insoportabilidad de los gurrumines... los padres sonnnnn de terror yo les achurrascaria la capocha... los pibes son como animalitos que les vas a decir... bue que pena que la pasaste mal ... y de que era el museo ...?? como me gustan !!! besote grande...

    aca ni al museo podemos ir con esto de los chanchos...:-(

    ResponderEliminar
  4. Hola Flor, gracias por tu visita, me encanta tu rinconcito !!
    Estoy segura que lo que menos soportamos es a lo padres !!
    Paciancia no queda otra...
    Besos.

    ResponderEliminar
  5. chicas avisenme cuando vayan al museo para que no me achurrasquen ni a mi ni mi crio, este tema de la intolerancia a los crios se me hace como similar a la intolerancia a la glucosa o la lactosa.

    No todos los chicos son terribles, no todos padres somos desubicados y los museos si son para niños también es parte del aprendizaje, solo que hay que saber en que momento ir a meterse a un museo.

    A mi hijo le encanta y vieran como aprende!!!!!

    ResponderEliminar
  6. Y... hay de todo un poco... a mi me encantaBA ir a visitar a un bebé recién nacido, me encantaBA ir a comprar ropita para otros bebés, me encantaBA ver a los padres con los nenes jugando en la plaza. Ultimamente me pongo un poco triste, no mucho, pero ya no disfruto tanto de eso... Me hiciste pensar! Por favor no me quiero convertir en una amargada!!!!!!!!!!!!!!
    Igual cuando estoy mal, me molestan los grandes también, así que será cuestión de calmar los ánimos! :D

    Besos

    ResponderEliminar
  7. Que se yo, para mí el tema no son los niños, son los padres. Porque cuando uno tiene hijos chicos pero quiere seguir haciendo programas de grandes tiene que replantearse la situación. O los dejás con alguien que los cuide o no vas.
    Lo que pasa es que la gente quiere la chancha y los veinte. Y no se banca tenerlos en la casa. Los chicos rompen las pelotas porque se comen un embole padre en un museo. En otro lado la pasarían bomba y ni joderían. He dicho.
    Abrazos

    ResponderEliminar
  8. No se como llegue aca, pero da gusto leerte!
    Conta algo de cartucho.
    Gaby

    ResponderEliminar
  9. Yo creo que todo depende la forma en la cual uno lleva a los chicos. Está claro que hay distintos tipos de padre, de chicos y de crianza. Para mí a los niños hay que integrarlos a las actividades que hacen los mayores: la sociedad es una sola, no es que hay un mundo para los niños y otro que disfrutamos los adultos. ¿Por qué un niño pequeño no podría disfrutar de Berni? Pero a la vez pienso que uno como padre tiene que ser ubicado. Cuando salgo con mi hija tengo clarísimo que ella es mi prioridad, por lo tanto si llora le presto atención...ya tendré tiempo para mirar detenidamente un cuadro (por ejemplo). También tiene que ver con el respeto que uno le inculca hacia la cultura, o hacia una obra de arte, o hacia la naturaleza, o hacia el resto de las personas, no? Ellos tienen que saber que no en todos lados se puede correr, o gritar...
    Yo no soy precisamente de las que tienen feelings con chicos ajenos...no, la verdad es que no todos los chicos me caen bien...y tampoco me caen bien muchos padres...pero ese es otro tema! jaja
    Besos Flor :)

    ResponderEliminar
  10. Hola Flor vengo a devolver tiu visita a mi blog.
    Me pareció muy interesante lo que publicaste, como ya sabrás tengo dos hijas, pero estoy de acuerdo con todo lo que contaste, no es que hayas perdido la capacidad de tolerancia, porque hasta yo me volveria loca con todo lo que escribiste !!!
    Y ojo, la culpa no es de los nenes sino de los padres.

    Besito y te vistare mas seguido.

    ResponderEliminar
  11. Pues a mi me parece que los museos también son para niños. El año pasado estuve en el Tate Modern y había un programa estupendo para niños donde copiaban cuadros y aprendían a valorar el arte. Peeeeero... la desesperación ante chiquillos que gritan a tu lado, tiran cosas... es normal; no sólo en un museo, sino en una cafetería o en una consulta médica. Desde luego el problema son los padres, hay quien está muy contento mientras sus hijos molesten a otros. Un besiño.

    ResponderEliminar
  12. Hola Flor anduve leyendo un poco y me hiciste reir con tu post. Totalmente segura, son los padres. Estan los que no les importa nada, ni en los museos, ni en los restaurants, ni en ningun lugar público. Simplemente creen que hay que dejarlos fluir. Y no creo ser intolerante por eso. Pero si estoy charlando en un almuerzo, aunque sea en los arcos dorados (no vamos andar tirando chivos) que sabemos que el publico infantil sobra, gracias a sus famosas cajitas, no tengo ganas que pasen correteando entre las mesas a los gritos, o como el otro dia tenia un par que se corrian entre ellos y les parecio gracioso pasar por abajo de mi silla, si, como lo escuchas, y las madres mirando desde otro rincon, le tuve que decir: "mi amor te vas a lastimar la cabecita" jeje, sonó ironico? y si lo fué. Son los padres sin ninguna duda. Besos.

    ResponderEliminar
  13. Consuelo: tenés razón con que no todos los niños son malcriados. Obvio! Y no no vamos a achurrasquear a nadie! Quedate tranqula! Hablando en serio, a mi los niños me encantan, pero no se que me pasó ese día… A lo mejor tenés razón con lo que decís que existen momentos y momentos para ir. Seguro que aprenden y mucho!
    Pilot: también coincido que hay lugares para niños y lugares para grandes, para qué mezclar tanto, no? Y lo de la intolerancia… seguro es pasajera!
    Lauri: cómo me hiciste reír con lo del achurrascamiento de capocha! Ajaja, sos loca eh! Si, acá podemos ir, pero te digo con lo de la gripe cochina em dio cosita… pero por suerte acá estamos, sanos y salvos. Las muestras eran de todo un poco, historia de Québec, los indígenas de la región, ecología, Egipto, etc. De todo y había tipo una guardería para niños con disfraces y cosas por el estilo, pero estaba vacía, una pena :)
    Sole: qué bueno tenerte por acá! Seguiremos visitándonos con gusto. Si, tal cual, a veces (casi siempre) los padres son peor que los niños.
    Kari: si lo de los ABA a mi también me pasa y la tristeza me acompaña bastante seguido te diré. Pero no che!, amargadas no, por favor!
    Verte: totalmente de acuerdo. Bien lo definiste, se pegan un embole padre (más que nada los más peques). He pasado a visitarte por tu blog que, dicho sea de paso, A DO RO!
    Luisi: si, tal cual, pero el problema es que muchos de los padres no ponen como prioridad el respeto al hijo y al resto de la humanidad. Ni te digo la cantidad de padres que vi que se preocupaban por mirar ellos y cuando el nene le tironeaba de los pantalones para ver los echaban peor que a un perro sarnoso.
    Xochitl: si, se de tus dos princes preciosas! Ojalá sea lo que decís. La verdad que lo que menos me gustaría a esta altura es convertirme en una jodida antiniños. Nunca lo fui y es lo que menos me gustaría!
    Septembro: es verdad que el museo es para niños también, pero todo en su justa medida, no? Porque los niños taaaan chiquitines lo menos que hacen es disfrutar de una visita de horas eteeernas.

    Virgin: siiii, según muchos padres hay que dejarlos fluir y flor de cagadas se mandan los niños fluyendo, a veces… ajaj, me hiciste reír con lo de los arcos dorados, si no fuera porque dijiste lo de las cajitas no me habría avivado! Mirá si estaré lerda che! Viste que hay padres desubicados caracho!

    A todas MIL GRACIAS POR PASAR A VISITARME!!!

    ResponderEliminar
  14. Gaby, perdón, te saltee!! Gracias! Ya les voy a contar algo de Cartu que es un malcríado el guachín.

    Besito!

    ResponderEliminar
  15. Mire, le digo...
    Nosotrs desde que tenemos hijo hemos cambiado el tipo de vacaciones que hacemos. O sea, irme a Paris a tratar de cenar en resto lindos, tomarme 3 tubos de vino, ir al Louvre..no da. Ahora nos vamos de campamento al medio del bosque y hacemos cosas que yo se al ninio lo mantendran entretenido. cuando sea mas grande (tipo adolescente) volveremos a los museos porque es la edad en la que tendra que aprender de ellos. Ahora... no. LA ultima vez fuimos a un castillo con tapices de 500 anios y el crio que casi sacude la papilla a uno de ellos... imaginate.
    Por otro lado muchos padres (yo todavia no puedo) si crean inmunidad a los llantos porque aprendes a relativizar cuales son importantes y cuales no. El problema es que como padre, si estas en publico digamos, tendrias que saber tambien cuando tu crio le esta rompiendo la soberana paciencia a otros...
    Yo por lo gral tiendo a atravesarme con lso hijos ajenos..sera poruqe no les puedo pegar un par de gritos y callarlos! ajajaja

    ResponderEliminar

¿Decías?